Marzo marciano (IV): Las 10 cosas imprescindibles que debes saber sobre Marte

Marzo marciano (IV): Las 10 cosas imprescindibles  que debes saber sobre Marte

«Esto es el principio de una nueva amistad…»

En el mes de febrero de 2021 se inició el nuevo periodo exploración de Marte.  Por primera vez en la historia de la exploración marciana llegaban en poco intervalo de tiempo al planeta, tres misiones de diferentes nacionalidades, con la finalidad de conocer mejor su atmósfera y buscar en su superficie pruebas pasadas o actuales de vida primitiva.

En esta entrega vamos a ver si hay agua en Marte actualmente, su búsqueda y lo que hemos encontrado hasta el momento, además hablaremos de la posible vida Marciana, motivo de las misiones en curso sobre el planeta Marte

¡Vamos allá…!

6) Pero… ¿todavía hay agua en Marte?

«Seguir el agua»,… es decir; buscarla como un preciado tesoro posiblemente escondido. Fue uno de los lemas de NASA en las primeros orbitadores y aterrizadores  de finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Con estas naves  algunas cosas han ido quedando claras. Agua líquida NO hay en la superficie de Marte por más que la busquemos; la presión atmosférica (recordemos: un 1% de la terrestre) impediría que estuviera en este estado y se evaporaría directamente si la depositáramos sobre el planeta. Nos olvidamos por tanto de eso de darnos un chapuzón en una piscina descubierta, de momento.

El agua juega un papel fundamental en la comprensión del planeta Marte, pues sabemos que la hubo en el pasado, y  además bastante abundante y en estado líquido fluyendo por su superficie, lo  que quizás permitió la vida primitiva (o no). Completar ese puzle es importante por motivos científicos, pero por motivos tecnológicos es aún más interesante, porque de quedar reservas de agua (en estado sólido o incluso líquido en el subsuelo marciano) pueden ser extraídas para utilizar por las misiones tripuladas al planeta rojo, tanto para el abastecimiento para consumo, como para la extracción del oxígeno  para soporte vital y futuras bases, además de comburente para los motores de las naves. Imaginemos la cantidad de misiones y de inversión que nos ahorraríamos en no tener que llevarlo allí desde la Tierra, además de otras finalidades más exóticas (pero que algún día muy lejano habrá que abordar) como la muy futura terraformación del planeta.

El agua solo es visible en estado sólido en los casquetes polares, en el fondo de algunos cráteres y ocasionalmente se le atribuye su acción, mezclada con sales (salmueras), en posibles afluencias semi-líquidas superficiales en las llamadas líneas recurrentes de pendiente, en algunas zonas meridionales de algunos cráteres y de forma estacional y de poca magnitud. Este último dato aún dista de ser confirmado y las evidencias existentes no podemos decir que sean completamente sólidas, en todo caso, si eso ocurriera, poco después se sublimaría y pasaría a la atmósfera.

La atmósfera apenas tiene un 0,01% de vapor de agua, sin embargo el subsuelo, tanto a escasa profundidad (permafrost) como a mayores profundidades, puede presentar depósitos importantes helados de la misma, e incluso líquida. Así, el primer anuncio importante sobre la detección de agua fue gracias al orbitador de NASA MO2001 (2002), que detectó una abundancia de hidrógeno en latitudes altas o bajas extremas (cerca de las zonas polares) que podían implicar una importante capa de permafrost (a escasa profundidad del subsuelo), pues la capacidad de la MO2001 no podía rastrear a más de 1 metros de profundidad.

En marzo de 2004 en una rueda de prensa de NASA se comunicó que las evidencias analizadas en el lugar de aterrizaje del  rover Opportunity demostraban que habría sufrido cambios geológicos debido a la acción del agua durante periodos de tiempo considerables, y que estas evidencias eran casi irrefutables. La detección de Jarosita en la zona así como hematita  –óxido de hierro hidratado- evidencias la permanencia de agua durante largos períodos en el pasado. Aunque esto no era una evidencia directa de agua actual, si no de la abundancia de un pasado que ya intuíamos por las huellas geológicas globales.

Ese mismo año fue la ESA quien anunció la detección de sublimación de agua en el polo sur, gracias a la misión Mars Express (ESA). Al año siguiente la misma nave encontró un cráter con el interior parcialmente cubierto de hielo a 70º de latitud norte, al cual se le atribuye una naturaleza principalmente formada por agua, según ESA [15] y también de evidencias de un lago subterráneo helado en las cercanías del ecuador marciano posteriormente. [16]

En 2007, el rover Spirit descubrió por casualidad bajo una de sus ruedas atascada, una zona rica en sílice, que podría estar vinculado a una pasada actividad geotermal. Posteriormente también encontró rocas ricas en carbonatos, así como minerales vinculados a la presencia de agua, como goethita o hematita. En esa zona también estuvo presente el agua y vinculada a procesos geotermales, probablemente  lugares interesantes para la vida.

En julio de 2008 una nueva rueda de prensa de NASA, anunció que su aterrizador Phoenix Mars Lander (2008) [17]había detectado de forma directa a partir de una muestra de superficie, agua helada. Incluso fue muy mediática la secuencia de fotos (animación) de cómo se sublimaban pequeños tozos de hielo que habían aflorado en una de las zanjas excavadas por el brazo robótico para la toma de muestras tras solo 15 días después del aterrizaje.

Este es posiblemente uno de los hallazgos directos más interesantes respecto al agua, porque constituyo la primera evidencia directa de agua sobre una muestra. Hablamos también de la importancia de este hallazgo en la entrada dedicada a la exploración de Marte.

Posteriormente y con los datos de los orbitadores de Mars Express (ESA) y de la MRO (NASA), se realizó un completo cartografiado de minerales hidratados presentes en la superficie marciana, es decir, aquellos minerales (más de diez detectados) en los que había intervenido el agua durante su formación. De todas las zonas, la mitad aproximadamente estaban asociados a zonas de impacto que los había dejado al descubierto en sus paredes, pero también había lugares muy interesantes como antiguos deltas de ríos, y todos ellos en zonas antiguas del planeta: quizás el agua le dio una oportunidad a la vida de surgir en el planeta rojo (o no).

En agosto de 2011 la NASA anunció que con diferentes observaciones realizadas por su orbitador MRO, la presencia de las llamadas RLS (líneas recurrentes de pendiente) era compatible con posibles  afloramientos en paredes verticales de cráteres con carácter esporádico y estacional de agua líquida mezcladas con sales y barros. Aunque en 2015 fue confirmado nuevamente en una conferencia de prensa bastante mediática (y a la que Google le dedicó el Doodle del día de su buscador), sin embargo el tema aún sigue siendo controvertido respecto al motivo que lo origina.

En abril de 2015 también se obtuvieron evidencias por parte del rover Curiosity (2012) que las estratificaciones encontradas en el cráter Gale eran indicador de la presencia de agua, y que en la actualidad los resultados obtenidos sobre las salmueras superficiales, podrían indicar un mini-ciclo de absorción de escaso vapor de agua atmosférico durante la noche en el subsuelo para evaporarse durante el día. [18]

En octubre de ese mismo año (2015) la NASA confirma que el cráter Gale constituyó un antiguo lago durante periodos prolongados, aproximadamente entre hace 3800 a 3300 mil millones de años. [19]

En noviembre de 2016 y gracias a más de 600 órbitas de la MRO, la NASA anunció la detección por parte del radar de la sonda (SHARAD)  de una gran cantidad de hielo de agua subterráneo en Utopia Planitia, de un tamaño parecido al de Nuevo México y a una profundidad de unos 80 metros [20]. Según los investigadores de la Universidad de Texas, ese enorme depósito se formó cuando la nieve se acumuló en una capa de hielo y polvo durante un periodo de la historia de Marte en la que el eje de rotación del planeta estaba más inclinado. Y es que Marte también ha sufrido glaciaciones debido a la orientación de su eje orbital, como la Tierra, y  que ahora es tema de debate y estudio [21]

Para finalizar sobre las noticias vinculadas al agua en Marte, decir que ESA publicaba entre julio y  agosto de 2018 a través del  el equipo científico del radar (MARSIS) del orbitador Mars Express que había llegado a la conclusión del hallazgo de una masa de agua líquida de 20 kilómetros de extensión a 1.500 metros de profundidad bajo el hielo de las cercanías del polo sur marciano, en concreto de Planun Australe en base a 30 observaciones entre 2012 y 2015. [22]

Ubicación de la detección de depósitos de agua líquida subterránea por la Mars Express. Crédito: ESA

Ante cierta controversia respecto al estado de estas reservas de agua, los anuncios de ESA en esta dirección se re-afirmaron con uno en febrero de 2019 sobre la posible interconexión entre lagos subterráneos aún existentes [23] y la confirmación ahora con más datos de la existencia del depósito –con altas concentraciones de sales probablemente-  anunciado en 2018. [24]

Esto es lo que se ha anunciado sobre el agua en Marte hasta la fecha…hubo agua, bastante agua, tenemos agua, pero no sabemos con certeza la cantidad; no estamos seguros cuanta se escapó al espacio por la pérdida de la atmósfera primitiva de Marte, ni sabemos cuanta pudo quedar atrapada en el subsuelo marciano, aunque empezamos a sospechar que las reservas son más que suficientes para su futura extracción y utilización.

7) ¿Es posible encontrar vida en Marte?

Depende en el momento que se formule la pregunta. En el siglo XIX hubiera contestado que si, y que además esa vida era inteligente y capaz de construir obras de ingeniería. Aunque no era la corriente científica dominante la que defendía esta postura, era la que más cautivaba al público.

Los «canales marcianos» según Lowell. Crédito: CC

Con la mejora de los telescopios y las primeras naves, a partir de mediados del siglo XX, la respuesta hubiera sido que no, en absoluto, Marte mostraba un aspecto como la Luna y ya sabíamos de la existencia de su atmosfera delgada de CO2 y sus temperaturas extremas de la superficie del planeta.

La Mariner 9 (1971-72) nos descubrió un Marte diferente, de grandes accidentes, y muchos posiblemente vinculados a la presencia de agua en el pasado. Tras diferentes fracasos especialmente de la antigua URSS, la NASA apostó fuerte por dos orbitadores capaces de analizar muestras superficiales. En 1976 dos orbitadores y dos aterrizadores llegaron a Marte, los Viking. Los resultados respecto a la búsqueda de algún tipo de actividad metabólica de posibles microbios marciano, aunque aceptamos que los dos landers fueron negativos, existe una cierta ambigüedad sobre un posible falso positivo que se dio en ambas naves.

Con la llegada del Siglo XXI se iba a iniciar una exhaustiva exploración del planeta, en búsqueda del agua, que incluiría misiones móviles sobre el planeta (rovers) capaces de hacer análisis cada vez más exhaustivos técnicamente, geológicamente y biológicamente.

Mientras tanto hay que recordar que la NASA anunció los posibles restos fósiles de unas primitivas bacterias en un meteorito procedente de Marte (1996)  recogido en la Antártida (ALH84001) y que habría impactado con nuestro planeta  hace 12.000 años,  sin embargo actualmente existen respuestas alternativas al origen biológico de las formaciones.

La detección, no ya de evidencias de agua pasada, si no de depósitos  agua helada, abre nuevas expectativas respecto a que la vida se pudiera originar en los periodos en que el agua fluyó por el planeta y migrar progresivamente a entornos menos hostiles de la superficie. Además el rover Curiosity detectó trazas de metano en la atmósfera marciana, que parecen responder a un tosco ciclo estacional. El metano está vinculado a desechos de la vida (si, también de la microscópica),  aunque no de forma univoca, existen procesos geológicos que podrían explicar su presencia. Es más, la liberación en determinadas zonas del planeta podría responder a liberaciones de pequeñas  bolsas de metano congelado, lo que complica aún más determinar su origen. Para liar un poco más el tema del metano marciano, el orbitador de ESA,  Exomars 2016 (TGO,2016)  uno de cuyos objetivos es determinar la existencia y variación de gases traza en la atmósfera, no ha sido capaz de identificar metano. Un misterio que de momento sigue sin resolver.

Posible ciclo del metano marciano detectado por el rover Curiosity en 2018. Crédito: NASA

Con la más que probable existencia de agua líquida en algunos depósitos subterráneos (ESA, Mars Express 2018, 2020), es posible conjeturar ya no solo si la vida fue posible en el pasado, si no si es posible actualmente.

Para avanzar en el tema también se estudian los llamados «análogos marcianos» en la Tierra, como Rio Tinto (Huelva), Timanfaya (Canarias), determinadas zonas subglaciares, valles secos de la Antártida (McMurdo), desiertos de alta altitud en Australia o América del Sur. Intentamos conocer si en zonas muy hostiles para la vida, encontramos formas de vida primitiva.

 Y lo curioso es que en estas últimas décadas hemos descubierto que encontramos vida primitiva en zonas de alta acidez, condiciones térmicas adversas, alta radioactividad y por supuesto escasa agua y otras condiciones que tradicionalmente hemos considerados incompatibles con la vida. Por ejemplo, los extremófilos (entre ellos los famosos «ositos de agua» o tardígrados) son precisamente formas de vida simple que podemos encontrar en los lugares más insospechados.

Además experimentamos tanto en cámaras planetarias como en ensayos de entornos extremo, por ejemplo los en experimentos de globos estratosféricos (MARSBOx) con alta incidencia de rayos ultravioletas, radiaciones ionizantes, desecación, hipoxia y temperatura y presiones muy bajas, han mostrado que algunas bacterias u hongos son capaces de sobrevivir, y parece ser que algunos de forma suficiente (Aspergillus Niger), al menos durante periodos no muy prolongados. [25]

Estas implicaciones, creo que abren un abanico de posibilidades extrañas, en lo que atañe a la búsqueda de vida actual  en Marte y sobre todo los mecanismos de la adecuada protección planetaria – en ambos sentidos-.

¿Podemos contaminar Marte con nuestras naves? En caso de existir vida autóctona actual en el planeta, ¿puede contaminarse la Tierra con las primeras misiones de retorno de muestras o futuras tripulaciones? Y en ese caso ¿sería peligroso para nuestro planeta la contaminación de una forma de vida marciana?… sin duda son preguntas que parecen sacadas de libros de ciencia ficción barata, y de las que nos creíamos bastante seguros de poder refutar o incluso ridiculizar hasta  hace poco tiempo (me vienen a la cabeza como dos pelis de las que reírse, una de humor y otra de ciencia ficción «sería»), pero ahora, al menos, creo que se plantean dudas razonables que debemos estudiar antes de descartar alegremente.

Esperamos que el rover Perseverance (sin olvidarnos de Curiosity) empiece a arrojarnos las primeras luces en esta dirección. En todo caso, solo el hecho de asistir a esta exploración de un territorio inexplorado, vuelve a colocarnos en las fronteras que la humanidad –como especie- siempre ha deseado superar.

Espero que te haya gustado, la próxima finaliza el Marzo-Marciano.

Gracias por leerme y por suscribirte a este blog.y si no corre a hacerlo 😉

¡A cuidarse!

Referencias:

15]http://www.esa.int/Science_Exploration/Space_Science/Mars_Express/Water_ice_in_crater_at_Martian_north_pole

[16] https://www.nature.com/articles/nature03379

[17] http://phoenix.lpl.arizona.edu/

[18] https://www.nature.com/articles/ngeo2412

[19] https://www.jpl.nasa.gov/news/nasas-curiosity-rover-team-confirms-ancient-lakes-on-mars

[20] https://www.jpl.nasa.gov/news/mars-ice-deposit-holds-as-much-water-as-lake-superior

[21]https://www.colgate.edu/news/stories/colgate-planetary-geologist-publishes-groundbreaking-analysis-mysterious-martian

[22]https://www.esa.int/Space_in_Member_States/Spain/Huellas_de_radar_sobre_el_lago_subterraneo_de_Marte

[23]https://www.esa.int/Science_Exploration/Space_Science/Mars_Express/First_evidence_of_planet-wide_groundwater_system_on_Mars

[24] https://www.nature.com/articles/s41550-020-1200-6

[25] https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmicb.2021.601713/full

Un comentario en “Marzo marciano (IV): Las 10 cosas imprescindibles que debes saber sobre Marte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s